Blog

Elaboración conjunta de un plan de acción en São Paulo

Publicado 17 de septiembre de 2017 – por Tião Rocha & Vera Lion

Después de un intenso proceso de seis meses, el Centro de Referencia para la Primera Infancia (un proyecto financiado por la BvLF en el marco de su trabajo con Urban95 en São Paulo) ha preparado un plan de acción y evaluación (o PTA, por su acrónimo en portugués) que guiará sus actividades de los próximos años.

En la versión inicial del PTA se definen seis áreas de intervención: cuidados para embarazadas, embarazos en la adolescencia, bebés menores de un año, infantes de entre 1 y 3 años, niños de entre 4 y 6 años, y el propio equipo de trabajo, porque para que el proyecto sea eficaz es imprescindible el buen funcionamiento del personal. Para cada área de intervención, en el PTA se especifican una serie de preguntas (por ejemplo, cómo garantizar que las adolescentes embarazadas acudan a los controles indicados antes del parto), respuestas (como las visitas domiciliarias), indicadores (como el número de hogares visitados) y las personas responsables.

Pero aún más relevante que el propio plan es el método utilizado para su elaboración y el sistema con el que se evaluará y actualizará de forma continua. Una vez al mes, durante dos días, se reúnen unas 45 personas, entre las que se encuentran distintos profesionales que tienen contacto directo con los niños y las familias, desde trabajadores del ámbito del cuidado infantil hasta profesores, pasando por enfermeros y agentes sanitarios de la comunidad. Todos ellos son voluntarios que decidieron participar en el proyecto cuando se pidió colaboración a los responsables de sus respectivas instituciones.

En estas sesiones mensuales, se combina la formación (los participantes comparten conocimientos entre ellos, pero también se invita a expertos externos cuando es necesario) con la elaboración del PTA. Bajo la fuerte influencia de las teorías de Paulo Freire, los participantes se sientan en círculo con el objetivo de promover una participación igualitaria y evitar que surjan jerarquías.

Las dos organizaciones que coordinan el proyecto (CPCD e Ibeac) prestan especial atención al fomento de la autonomía del grupo y la confianza mutua entre sus integrantes, mediante el uso de juegos y otras actividades concebidas para que todos se sientan cómodos a la hora de hacer sugerencias. También se recurre a otras técnicas como la visualización de vídeos, la lectura, la meditación y la música.

En este grupo de 45 personas también hay diez Mães Mobilizadoras («madres movilizadoras»), mujeres locales contratadas para el proyecto que entre una sesión y otra reciben una remuneración para trabajar en parejas durante cinco horas al día en las comunidades implicadas: Barragem, Colônia, Jardim Silveira, Nova América y Vargem Grande, cinco barrios de la región de Parelheiros, en la periferia sur de la ciudad.

Ahora estas madres se encargarán de aplicar las estrategias del PTA. Mientras se terminaba de redactar la primera versión del plan, ellas hablaron con los residentes para conseguir que confiaran en el proyecto y elaboraron un mapa de los servicios existentes para mujeres y niños y de los lugares de residencia de las familias y las embarazadas.

Este grupo de madres también se ha encargado de probar una serie de actividades iniciales, como diagramas para jugar a la rayuela en la calle y sesiones de manualidades para generar un ambiente distendido en el que hablar sobre el embarazo y la crianza. La planificación de este trabajo se basa en la misma filosofía de participación que se sigue en las sesiones mensuales: las madres se reúnen dos veces a la semana con el CPCD e Ibeac para analizar qué actividades han tenido una buena acogida y qué habría que modificar, así como para planear las siguientes iniciativas.

Los efectos del proyecto ya se aprecian en quienes participan en su desarrollo: las sesiones mensuales de dos días, además de servir para elaborar el PTA, han proporcionado a los profesionales implicados nuevos conocimientos que les resultan útiles en su trabajo diario. Asimismo, ha cambiado el punto de vista de las madres sobre su función en la crianza. Amanda, una de ellas, comenta: «Ahora mi hijo y yo jugamos juntos más y nos reímos con más frecuencia». Durante los próximos cuatro años, el PTA contribuirá a que el proyecto beneficie a toda la comunidad.


Autores:

Créditos: Danilo Verpa, Folha Imagem

Tião Rocha es fundador y presidente del Centro Popular de Cultura y Desarrollo, una organización no gubernamental creada en 1984 en Belo Horizonte. Es antropólogo, experto en folklore y educador popular.

Vera Lion es coordinadora del Instituto Brasileño de Estudios y Ayuda a las Comunidades, una organización no gubernamental creada en 1981 en São Paulo. Es socióloga y doctora en Servicios Sociales, además de trabajar como mediadora en conflictos.