Programa ejecutivo de Harvard para ampliar la cobertura de las intervenciones destinadas a la primera infancia

Demostrar que un proyecto beneficia a los niños pequeños es una cosa, pero ampliar la cobertura del modelo de modo que llegue a millones de niños conlleva una serie de retos totalmente distintos. En colaboración con la John F. Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard (HKS), la Fundación ha creado un programa ejecutivo de formación de una semana destinado a profesionales encargados de ampliar la cobertura de iniciativas para la primera infancia.

Los desafíos que conlleva ampliar la cobertura

El programa no se centra en los niños pequeños en sí, sino en el liderazgo, la planificación estratégica y otras competencias que se necesitan para ampliar la cobertura de las iniciativas destinadas a la primera infancia.

Los modelos de prestación de servicios destinados a los niños y a las familias que dan buenos resultados en un proyecto piloto o en una pequeña zona geográfica no siempre funcionan a gran escala, pues al ampliar el ámbito de la iniciativa surgen una serie de dificultades: hay que formar a personal nuevo; adaptarse a contextos y poblaciones que tal vez tengan necesidades o expectativas diferentes; mantener un nivel de calidad constante; buscar sinergias y evitar solapamientos con los servicios a gran escala ya existentes; y conseguir tanto apoyo político como demanda popular para garantizar la sostenibilidad.

Un curso de formación para profesionales

La Fundación ha colaborado con la John F. Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard en la creación de un programa ejecutivo de una semana destinado a formar a funcionarios sénior de instituciones gubernamentales, líderes de ONG y del mundo empresarial, investigadores y representantes de fundaciones de todo el mundo encargados de buscar iniciativas concretas destinadas al desarrollo de la primera infancia y de ampliar su cobertura. Una serie de profesores sénior de la Kennedy School se ocupó del diseño del programa, que imparten docentes de Harvard. Una vez finalizado el programa, se ayuda a los equipos para que sigan colaborando durante los años posteriores. El curso tendrá lugar durante cinco años consecutivos.

En abril de 2018 organizamos el programa por tercera vez, con equipos de siete países y 44 participantes. Entre los equipos presentes se encontraba uno de Jordania que buscaba la forma de ampliar el alcance del programa de visitas domiciliarias del IRC/Sesame Workshop; uno de Bangladesh interesado en ampliar la escala de un programa de desarrollo de la primera infancia centrado en los «primeros 1000 días»; y otro de Ecuador que quería aprender a integrar las intervenciones en favor del desarrollo de la primera infancia (nutrición, salud y crianza) en las políticas nacionales. El próximo año todos los equipos nacionales seguirán trabajando para implantar sus estrategias de ampliación de la escala. Durante el proceso, seguiremos en estrecho contacto con todos ellos para estar al tanto de los resultados, así como para brindar orientación y apoyo en caso de necesidad.

Por qué hemos puesto en marcha esta iniciativa tras los éxitos cosechados en Brasil

El programa se basa en el éxito de una iniciativa similar llevada a cabo por la Fundação Maria Cecilia Souto Vidigal y el Centro del Niño en Desarrollo de Harvard con fondos proporcionados por la Fundación Bernard van Leer. En el marco de este programa, 125 líderes de los sectores público y privado de Brasil recibieron formación científica sobre el desarrollo de la primera infancia.

Entre ellos se encontraban representantes del Senado y de la Cámara Federal de diferentes partidos políticos, que se unieron para crear el borrador de una nueva ley (el Marco Legal da Primeira Infância) para el impulso del desarrollo de la primera infancia. Dos de las personas que asistieron a este curso se convirtieron en alcaldes, de Boa Vista y Arapiraca respectivamente, y empezaron a implantar políticas municipales en favor de los niños pequeños. Según declaró un participante brasileño del curso de 2017:

«Además de proporcionar conocimientos, el curso también ayudó a los coordinadores estatales a estar mejor alineados desde el punto de vista programático y conceptual. Ahora el grupo está más cohesionado y responde con más rapidez a las exigencias de la implantación del programa».