Mejora de la crianza a gran escala con el personal sanitario existente

Se ha observado que las visitas a domicilio por parte del personal sanitario de la comunidad tienen un efecto positivo en la salud, la nutrición, el aprendizaje y la seguridad de los niños pequeños de Perú. La Fundación ha trabajado en zonas rurales empobrecidas para ayudar a los municipios a conseguir fondos del gobierno nacional e implantar programas de visitas a domicilio.

Crianza en la Amazonia

El gobierno nacional de Perú se ha comprometido a invertir en la infancia del país, pero la descentralización política de la región hace que les corresponda a los municipios decidir qué servicios ofrecer. Numerosos funcionarios carecen de las competencias técnicas necesarias para solicitar los fondos disponibles e implantar los programas.

Las comunidades indígenas rurales de la selva amazónica son entornos complejos para la crianza de los niños pequeños. Dos tercios de los residentes de la región de Loreto se encuentran por debajo del umbral de la pobreza de Perú y la mayoría de ellos viven de la agricultura, caza o pesca de subsistencia. Más de uno de cada cuatro niños sufren desnutrición crónica, un índice muy superior a la media nacional.

Creación de la voluntad y las competencias necesarias en los municipios

La Asociación Red INNOVA, contraparte de la Fundación, tiene cuatro años de experiencia en la prestación de asistencia técnica dentro de cinco municipios de la selva amazónica de Loreto y Junín. Tras los buenos resultados observados, ahora hay más municipios interesados en participar y se está ampliando la cobertura del modelo de visitas a domicilio para que se beneficien 30 000 niños de Loreto y Ucayali.

El modelo implica acudir una o dos veces por semana a las casas de mujeres embarazadas o madres de menores de tres años para darles consejos sobre la crianza de los hijos, proporcionarles juguetes y libros, y mostrarles cómo relacionarse con los niños para fomentar su desarrollo. Se ocupan de las visitas una serie de trabajadores sanitarios de la comunidad, con frecuencia acompañados por una madre voluntaria de la propia comunidad.

Linda Ramírez, una beneficiaria de los servicios de visitas a domicilio, explica cómo ha cambiado la crianza de sus hijos al aprender:

… la importancia de hablar con los niños y decirles que los queremos. Yo sabía que mis padres me querían pero ellos no eran conscientes de lo importante que era decirlo. Por eso ahora le digo palabras bonitas a mi hijo, lo abrazo, le canto canciones y le doy besos.

Deseo de aplicar el modelo a escala nacional

La Fundación Bernard van Leer ha invertido 1,1 millones de euros para ampliar la cobertura de las visitas domiciliarias en Loreto y Ucayali, mientras que los gobiernos municipales, regionales y nacional aportarán 5,8 millones de euros a lo largo de tres años. En última instancia, el objetivo es ayudar al gobierno peruano a llegar a 700 000 niños de todo el país.

Para llevar el proyecto a otras regiones, se necesitan más actores que desempeñen la función de asistencia técnica de la Red INNOVA, ya sean ONG, el Ministerio de Inclusión Social o empresas privadas que reciban fondos municipales por su labor. La experiencia hasta la fecha ha demostrado que, después de la financiación inicial, los municipios están dispuestos a seguir invirtiendo sus propios fondos para conservar el servicio.