Perú

Nuestra implicación en Perú comenzó a principios de los años ochenta, y últimamente cada vez nos centramos más en las actividades de defensa. Al forjar alianzas con líderes de opinión, académicos, medios de comunicación, políticos, organizaciones internacionales y representantes del sector privado, nuestras contrapartes (como Grupo Impulsor, una coalición de defensa de alto nivel formada en 2008) han contribuido a dar mayor protagonismo a la primera infancia en la agenda pública, así como a modelar las decisiones en materia de presupuestos y políticas regionales y nacionales.

La labor que llevamos a cabo en el país con Parents+ se basa en décadas de financiación de ONG peruanas para poner a prueba modelos de cuidado infantil, enseñanza preescolar y crianza. En especial, estamos ampliando nuestra intervención en materia de visitas domiciliarias para ayudar a los trabajadores sanitarios de los estados de Loreto, Ucayali, Huancavelica y Apurimac, con el objetivo de atender a más de 100 000 familias de aquí al año 2020 y lograr que surjan programas similares en otros estados peruanos.

También tratamos de vincular los servicios de ayuda a los padres con los empleadores (incluido el servicio policial peruano), los grupos de microcréditos (en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo) y las iglesias.

Alianzas

Veamos una serie de casos de colaboración en Perú:

Si durante los últimos años la primera infancia ha ganado protagonismo en la agenda política de Perú, se debe en gran parte a la labor de la asociación Salgalú al organizar el Steering Group, un movimiento de defensa que reúne a ciudadanos influyentes con mucha visibilidad.

La investigación realizada por el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE) ha revelado la magnitud del problema de la violencia contra los niños. Ahora se está perfeccionando la forma de recabar datos para realizar un mejor seguimiento de la eficacia de las intervenciones. En colaboración con instituciones gubernamentales de más alto nivel,

la Asociación Red INNOVA ha demostrado que los municipios rurales de Loreto pueden prestar servicios de visitas a domicilio si cuentan con ayuda técnica y financiera. Actualmente se está estudiando cómo ampliar la cobertura de este modelo para abarcar todo el país.

La campaña «Infancia sin castigo, infancia sin violencia» de INFANT ha desempeñado un papel decisivo en la reciente aprobación de una ley que prohíbe los castigos físicos. Esta organización, que está liderada por niños y trabaja en contacto directo con ellos, sigue organizando campañas sobre violencia y condiciones de vida.